El principio de todo.


El 17 de marzo de 1917 se publicaba en Barcelona el primer número de TBO, la revista que dio nombre en España al género que en el mundo anglosajón se conocería como cómic. Aquel primer número que se vendía al precio de cinco céntimos de peseta, fue el punto de partida para un auténtico fenómeno social como atestiguan las tiradas de los años 20 y 30 que nunca bajaban de los 160.000 ejemplares semanales. En los años 50 y 60 esta cifra se duplicaría.
La revista, pensada en un primer momento para niños, sería leída con fruición por toda la familia: humor costumbrista algo ingenuo, pero delicioso. En una época en que no existía la TV ni los videojuegos, aquellas páginas llenas de dibujos eran un espectáculo maravilloso para los niños españoles de varias generaciones.
Esta maravilla no hubiera sido posible sin unos geniales humoristas gráficos cuyos nombres quedarán en la Historia como los de pioneros de un nuevo arte: los Opisso, Muntañola, Mestres, Castanys, Urda, Tínez...y un largo etcétera fueron magníficos narradores gráficos que crearon personajes inolvidables como el profesor Franz de Copenhague, Babalí o la familia Ulises.

A todos ellos: Gracias.

2 comentarios:

Misifusi dijo...

Que interesante tu blog, este tipo de comic por acá casi no es muy leído, acá en Guatemala de pequeña leí uno que se llama Memin Pinguin me imagino que sigue la línea de la información que tu estas publicando, sino es así corrígeme, no se mucho de este tema. Gracias por apuntarte en mis seguidores, jeje. Saludos!!

TriniReina dijo...

Recuerdo ir de visita con mi abuela a casa de un hermano suyo, cuyo hijo tenía bajo la cama una gran caja de TBO. Eso era un placer para mi que me pasaba todo el tiempo leyendo mientras mi abuela charlaba con su cuñada. Cuántos años han pasado...

Gracias por el recuerdo.

Saludos